De sacerdotisa a hereje

El sábado antepasado fue la despedida de soltera de mi mejor amiga Clementina. Eso me recordó mi propia despedida de soltera –sin comentarios-  y todos los ritos de iniciación que las mujeres hacemos entorno a otras mujeres, para celebrar las mudanzas emocionales a las que nos sometemos alegremente (porque ignoramos las consecuencias). Sigue leyendo